Banner
blackberry curve 8520 themes pink free phone web apps widgets iphone photo library blackberry apps world free best ipod touch plans au buy iphone music hong kong new blackberry apps free download ios 4.2 iphone 3g album blackberry torch deals with free gift blackberry software 513 freeware best iphone deals 2005 pay monthly iphone for samsung release blackberry thunder uk 9500 deals apple cuts iphone 4 program free uk blackberry storm apps free download blackberry curve q9300 review engadget verizon wireless release date wsj blackberry curve 8520 white pay as you go blackberry apps free best making iphone app store iphone software rumors blackberry desktop manager download for mac phone tmobile voicemail at&t blackberry internet service website how to serial iphone apps on pc tomtom ipod touch review australia blackberry pearl 8110 review india i phone apps waiting verizon wireless iphone insurance unable to download blackberry apps iphone 3gs lyrics cnet uk install apps to new iphone 4 blackberry curve 8900 review youtube iphysics ilounge blackberry messenger not working on curve 8900 good iphone apps for boys how to lock iphone 3g o2 blackberry software for mac 10.3 blackberry storm 2 pay as you go carphone warehouse iphone 4 cases canada cheap
<<  Abril 2014  >>
 Lun  Mar  Mie  Jue  Vie  Sab  Dom 
   1  2  3  4  5  6
  7  8  910111213
14151617181920
2122232627
282930    

Síguenos en

twitter_log Recibe instantáneamente nuestras informaciones e interactúa con nosotros a través de esta red social

Búscanos en

facebook-log Hazte fan de RSE Venezuela y mantente al tanto diariamente de nuestras actualizaciones

Banner
Revista RSE
Apuestan por la inclusión en el mundo laboral
Iniciativas

Buena_voluntad1Andrés Alvarado es un joven de 22 años que se está formando para poder ingresar al mercado laboral del país. De lunes a viernes tiene clases en la Asociación Civil Buena Voluntad, donde aprende sobre desempeño laboral, terapia de lenguaje, deportes e informática.

Sus profesores le enseñan cómo comunicarse y comportarse en un sitio de trabajo, cómo hacer un currículum y las nociones básicas sobre redes sociales, internet y computadoras en general.
La formación de Andrés es diferente a la de la mayoría, ya que padece discapacidad psicosocial e intelectual, debido al síndrome de Asperger, trastorno que causa dificultades en la interacción social y en la comunicación de gravedad variable.

Como Andrés, más de 150 jóvenes han recibido en los últimos cinco añosla formación especial que brinda estaasociación civila venezolanos con capacidades físicas e intelectuales diferentes.

En esta formación para la inclusión socio-laboral destaca la tecnología como un elemento esencial que marca una diferencia en los jóvenes con discapacidades que se van a incorporar al mercado laboral.
Esa tecnología es, en su mayoría, aportada por empresas como Microsoft, trasnacional consciente no solo de la importancia de esta era tecnológica, sino también de que es necesario ir más allá de la ley y promover la capacitación laboral de las personas que ingresarán a las empresas.

“El tema de la ley era una situación medio dulce-amarga, porque de cierta manera muchas empresas buscaban este perfil sin tener en cuenta el potencial de la persona y al final tenías un efecto adverso sobre el beneficiario, quien se sentía frustrado”, cuenta Leticia Torres, gerente de asuntos comunitarios y ciudadanía de Microsoft.

Conscientes de esta realidad y de la importancia de promover la formación laboral, en 2006 llega al país el Programa de Oportunidades para el Empleo a través de la Tecnología en las Américas (Poeta) de Microsoft, el cual, a la fecha, ha beneficiado a más de 10.772 jóvenes venezolanos con discapacidades y cuenta con nueve centros: seis en Caracas, dos en Zulia y uno en Bolívar.

Un mundo de oportunidades

Bajo la premisa de que la tecnología se convirtió en el eje alrededor del cual la persona desarrolla sus capacidades técnicas y actitudinales hacia un empleo, Microsoft, junto al aliado del programa en la región, la Fundación Trust de las Americas, buscafortalecer a organizaciones que tienen la misión de promover la inclusión social para que se destaque el potencial diferente que tienen las personas con discapacidades para hacer las cosas y  no como individuos con limitaciones.

Para ello, la empresa entrega un capital semilla y dota a sus ONG aliadas, de la tecnología necesaria para que las personas con discapacidades aprendan herramientas básicas que les permitan desempeñarse laboralmente.

La idea es que la persona se inserte con sentido en el mercado laboral. Para ello, las ONG y los centros que llevan adelante la formación juegan el papel fundamental.

Según Caroline Ruiz, gerente general de A.C. Buena Voluntad, principal aliado de Poeta, la incorporación a la empresa es producto de un proceso minucioso: se hace una revisión de los perfiles de los participantes del programa para buscar aquel que concuerde con el solicitado por la compañía, se coordina una entrevista con el futuro jefe para explicarle la situación de la persona, se dicta una charla de sensibilización al departamento al que ingresará y se hace una evaluación de la situación del empleado durante sus tres primeros meses de contrato.

Para Antonieta Baquero, directora de Buena Voluntad,lo importante de este programa es comprender las individualidades de cada unoy entender que, a igual que todos, ellos tienen metas y sueños que cumplir, que van desde ingresar en la asociación para ayudar a futuros participantes del programa hasta trabajar en una revista (como es el sueño de Josías Peña, un joven de 21 años con síndrome de Down, que lleva un mes de formación en el centro de Buena Voluntad).

Sea cual sea esa meta, Poeta brinda las herramientas necesarias para lograrla. Según la directora de Buena Voluntad, 90% de los alumnos de los centros logra una inserción laboral exitosa.“Poeta les permite que el día de mañana puedan enfrentar muchos de los retos que les exigen las empresas y logran así la inserción social en sus sitios de trabajo, llegan a ascender en sus puestos y se convierten en esos  ‘ángeles‘que cambian el ambiente laboral donde estén. Definitivamente, ellos nos vinieron a enseñar a ser mejores seres humanos”, sentencia.

Texto: Kayled González

Fotografía: Maximiliano Taylor

Artículo publicado en la edición Nº 18 de la Revista RSE Venezuela.



@revista_rsevzla
http://twitter.com/revista_rsevzla
© RSE Venezuela - www.rsevenezuela.com

 

 
La inclusión: una oportunidad de mejora para las organizaciones
Iniciativas

Cargill_3Todas las personas son iguales ante Dios y la ley. Bajo este precepto muchas empresas venezolanas ejecutan programas de inserción laboral de personas con discapacidad. Cigarrera Bigott y Cargill de Venezuela son una muestra de este tipo de iniciativas, que buscan cumplir con el marco regulatorio y promover planes de carrera dentro de sus organizaciones.

“Cosechando oportunidades comenzó en el año 2007 con tres personas que tenían discapacidad intelectual. Inicialmente creamos posiciones de mensajería interna y fuimos evaluando las áreas donde ellos podían trabajar. Hoy tenemos una plantilla de 46 trabajadores con algún tipo de discapacidad”, comentó Ariadny Sotillo, ejecutiva de Comunicaciones de Cigarrera Bigott, al resaltar que es una iniciativa de formación e integración.

Aunque Cargill de Venezuela tiene menos tiempo con su programa, también promueve la inclusión y capacitación a través de Engranados, en el que los beneficiarios reciben una inducción en la que se les explica en qué consisten las labores de la empresa, valores y funciones de los empleados. Posteriormente, los estudiantes cursan módulos sobre archivo, fotocopiado, atención al público, mensajería, relaciones laborales y algunas herramientas como el lenguaje de señas. “La formación es teórica y práctica, dura un año. Hemos trabajado con discapacidad intelectual, auditiva, visual y motora”, señaló Jacqueline Orler, gerente de Capacitación y Desarrollo de la empresa.

Más allá de cumplir con la Ley del Trabajo, que establece que los empleadores deberán incorporar no menos de 5% de personas con discapacidad permanente dentro de su nómina, ambas organizaciones promueven la inclusión en sus áreas administrativa y operativa. Desde ocuparse de la mensajería interna, la recepción y las promociones, hasta atender a los clientes en el call center son algunas de las oportunidades ofrecidas a esta población.

“Lo que estaba tercerizado pasó a ser manejado por Cosechando Oportunidades. Por ejemplo, el call center de Bigott es atendido en su totalidad por personas con discapacidad motora”, indicó Sotillo al revelar que desde entonces se han mejorado significativamente los tiempos de respuesta a los clientes.

Compromiso, responsabilidad, sentido de pertenencia, productividad y entusiasmo son algunos de los adjetivos utilizados por Orler y Sotillo para definir a las personas que integran los dos programas de inserción laboral.

“Personas perseverantes que tienen un objetivo, sin importar las limitaciones, están dispuestos a trabajar y dar lo mejor de sí”, agregó la gerente de Cargill de Venezuela al referirse a los 44 empleados que tienen a la fecha.

Por su parte, Yurbirley Sánchez, ejecutiva de Responsabilidad Social Empresarial de Cigarrera Bigott, resaltó el potencial de los 46 jóvenes y adultos que laboran en la empresa. “Nos demuestran que basta con querer hacer las cosas y tener las ganas. Ellos aprenden a vivir con sus discapacidades, aprenden a defenderse y eso no les impide ir más allá porque logran lo que se proponen”.

Adaptaciones Físicas

Ambas empresas han realizado adecuaciones con rampas, manillas y hasta en los puestos de trabajos para facilitar el desplazamiento y la permanencia de estas personas. Enrique Franco, gerente de Asuntos Regulatorios de Bigott, detalló que la reforma de las áreas busca la comodidad y el confort de los trabajadores con discapacidad. “Los baños y las nuevas edificaciones de las sucursales cuentan con infraestructura necesaria para el mejor desplazamiento de nuestro personal”, enfatizó.

Entre los propósitos organizacionales está continuar mejorando las áreas físicas. Sin embargo, es un tema que requiere inversión en tiempo y dinero, porque las ampliaciones son costosas y requieren planificación.

Los voceros indicaron que el proceso de inclusión y aceptación no ha sido fácil. No obstante, las charlas de sensibilización y la capacitación con el lenguaje de señas han dado sus frutos.

Destacaron que al igual que el resto de los empleados se les motiva para que cumplan con sus metas y trabajen por objetivos. Cuentan con el respaldo de la Asociación para el Desarrollo de Educación Especial Complementaria (Asodeco) en la selección, seguimiento y acompañamiento del personal.

La meta de cada programa es ampliar el número de participantes, en el mediano y largo plazo, no solo para beneficiarlos con la formación sino también para ofrecerles la posibilidad de hacer una carrera. Sánchez, Sotillo y Orler coincidieron que en que son el mejor talento humano e instaron al resto de las empresas a que vayan más allá de la ley. “Hay que ponerse del otro lado y brindar oportunidades a estas personas que día a día nos enseñan con su determinación que todo es posible”, concluyeron.

Adrianita sonrisita

Adriana Jiménez (49 años) recibe todos los días a los trabajadores y visitantes de Cigarrera Bigott con una sonrisa.  Desde hace cinco años trabaja como recepcionista. En diciembre pasado recibió un botón como reconocimiento por sus cinco años dentro de la organización. Tiene discapacidad intelectual y es bilingüe, aprendió a hablar inglés por oído. “Trabajo de lunes a viernes, rotamos una semana porque somos tres compañeras en la recepción. Una semana me toca de 7 de la mañana a 4 de la tarde y otra de 7:30 am a 4:30 pm. Me siento en casa y el ambiente es increíble”.

Se inició en el mercado laboral como auxiliar de talleres. Asodeco la formó en el programa Empleo con soporte y allí ocupó su primer cargo. “A mediodía se necesitaba que alguien atendiera el teléfono cuando la secretaría iba a almorzar, yo la sustituía. Allí descubrimos mutuamente ese potencial. La que inauguró la recepción en Asodeco fui yo”.

Antes de su llegada a Cigarrera Bigott, trabajó por dos años en la Electricidad de Caracas. “Estuve allí hasta el 2007. Allí me tocaba entregar los números de atención al cliente, ese que les dan a las personas para hacer trámites y reclamar. Fue una gran escuela para mí”.

Tratar bien a los trabajadores y visitantes, conocer gente nueva y cumplir a cabalidad con sus funciones son los objetivos que cada día se plantea Jiménez en su jornada laboral. “Dicen que mi trabajo es excelente. Claro, uno es humano y comete errores, pero siempre procuro hacerlo todo bien”.

Agradecida con los directivos y trabajadores de la empresa, Jiménez está comprometida con dar lo mejor de sí cada día. “Yo siempre les digo que estoy dispuesta a colaborar y que me desempeñaré en el trabajo que ellos consideren de acuerdo con mi potencial”.

Para Adriana, las situaciones difíciles siempre son oportunidades. “Siempre hay un paraíso en medio de lo malo, hasta en la tormenta más fuerte. Lo que te propones lo puedes lograr en la vida, porque ¡sí se puede!”.

Texto: Martha Eloína Hernández
Foto: Cortesía Bigott y Cargill

Este artículo fue publicado en la Revista RSE Venezuela en la edición Nº 18.



@revista_rsevzla
http://twitter.com/revista_rsevzla
© RSE Venezuela - www.rsevenezuela.com

 
El trabajo que multiplica al país
Especial

David_cedeoSea desde la política, como el actual vicepresidente de Ecuador, Lenín Moreno; la empresa, con Bill Gates, fundador de Microsoft; o el deporte y la docencia universitaria,  como el venezolano Maickel Melamed, millones de personas en todo el planeta no permiten que el prefijo dis (sin) en discapacidad los defina y por eso apuestan, todos los días, al trabajo productivo.

La integración laboral de las personas con discapacidad, también llamada capacidad diferente o especial, no solo es un derecho humano consagrado por la Convención sobre los Derechos de Personas con Discapacidad de la Organización de las Naciones Unidas. Se trata de un gran potencial económico y social: alta productividad, lealtad laboral y flexibilidad entre sus trabajadores, de acuerdo con estudios publicados por la Organización Internacional del Trabajo.  

Solo en Estados Unidos, el mercado de productos y servicios dirigido a la accesibilidad universal equivale a US$ 1 trillón por año.

Proceso mancomunado

El Consejo Nacional de Personas con Discapacidad, con sede en Caracas, supervisa las políticas públicas para la población local con capacidad diferente, sea discapacidad visual, motriz, auditiva, cognitiva u otro tipo, y los procesos de integración laboral en empleos formales que reglamenta la Ley para Personas con Discapacidad, promulgada en 2007.

En el país, hay al menos 40 mil trabajadores activos con alguna discapacidad, según estimación de Mery Vielma, gerente de Atención Integral del Conapdis. Parte de ellos se inscribe en el 5% obligatorio de personas con capacidad diferente, que deben estar en la nómina de empresas públicas y privadas.

El proceso de integración laboral tiene a la persona y la empresa como actores interrelacionados. “No vale la pena incorporar a un trabajador si la persona, por ejemplo, carece de un mobiliario adecuado para su capacidad diferente”, indica Vielma. Conapdis dicta talleres gratuitos de sensibilización a toda empresa que los solicite, a través de la gerencia de Acción Integral.

La persona con capacidad diferente interesada en una vacante laboral en Venezuela, o la empresa interesada en abrirla, puede hoy dejar sus datos en el Conapdis; utilizar portales virtuales privados de empleo o acudir a programas para la inserción laboral a cargo de organizaciones no gubernamentales, como Asodeco (Asociación para el Desarrollo de la Educación Especial Complementaria) y FundaProcura (Fundación Venezolana ProCura para la Parálisis).

Con entes enlazados se han logrado ejemplos de éxito como Engranados, de Cargill de Venezuela, y las cadenas de comida Arturo’s y McDonald’s, que son pioneros como empleo supervisado para personas con discapacidad intelectual.

Potencial en espera


Pero la ley no es el punto final en materia del trabajo. Datos, accesibilidad física y más oportunidades de profesionalización, entre otros tópicos, se cuentan entre los retos pendientes para la integración laboral de personas con discapacidad en el país, según Luis Oswaldo Torres, abogado y coordinador del Observatorio Venezolano de la Discapacidad, y Morelia Flores de Blanco, consultora organizacional. “En el país, estamos en deuda con cifras claras sobre la realidad laboral de las personas con discapacidad”, afirma Torres.

Confederaciones privadas como Fedecámaras y Conindustria, consultadas para este trabajo, no poseen datos al respecto. El propio Conapdis anuncia un próximo portal virtual de empleo que permita mejorar su data, a partir del primer trimestre de 2013.

Entretanto, la infraestructura del país, incluidos edificios, vialidad, lugares públicos, entre otros, no debería presentar barreras para ninguna persona, asegura el jurista. “Tenemos normas Covenin sobre accesibilidad, pero no se cumplen en muchas partes del país”.

La consultora Morelia Flores de Blanco, también miembro fundadora de Asodeco, pone el acento en la educación superior venezolana. “Más de una vez, vacantes para perfiles muy específicos no han podido ser llenadas con personas con discapacidad, porque el recurso humano no existe. La accesibilidad debe llegar masivamente a nuestras universidades: no todas las carreras cuentan con sistemas de evaluación adaptados, por ejemplo”.  

La Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad, promulgada por la ONU en 2008, no ha sido ratificada por el Estado venezolano.  Luis Oswaldo Torres explica qué implicaría para el país tomar esta decisión. “Cada dos años, Venezuela tendría que entregar cuentas de sus políticas públicas”.

Para el abogado, "el Estado está en deuda con diferentes políticas públicas contempladas por la Convención, como movilidad urbana. Quizás la prioridad no está en los cambios y supervisión externa que traería la norma".

Desde la RSE

En el caso de Arturo´s, cuentan ya con 20 años con esquemas de inserción laboral, especialmente en el área de atención al público. "Han logrado más sensibilización y mejora del clima organizacional en toda la jerarquía", dice Morelia Blanco, asesora inicial de la cadena desde Asodeco. El potencial está presente para toda Venezuela.

“La integración de las personas con discapacidad forma parte de la agenda de la Responsabilidad Social Empresarial”, establece la Comunicación de la Unión Europea sobre RSE para 2011-2014. También hace presencia en estándares y sistemas de gestión en la materia:

  • Pacto Global de las Naciones Unidas: entiende a la inserción laboral dentro de los Principios sobre Derechos Humanos y las Normas Laborales, respectivamente.
  • ISO 26000: considera a la discapacidad dentro del indicador “Diversidad y grupos vulnerables” (6.3.7).
  • GRI: en su versión actual (G3.1) el estándar para reportes de sustentabilidad no detalla indicadores sobre integración laboral.

También existe la Red Europea de Responsabilidad Social Empresarial y Discapacidad como ejemplo de esfuerzo conjunto entre ONG y socios empresariales.  Por los momentos, no cuenta con equivalente latinoamericano.

Ganar-ganar: testimonios directos

El comunicador social David Cedeño y el profesor Ronel Martínez comparten el uso de la silla de ruedas para su vida diaria y son activistas del cambio hacia una Venezuela más incluyente.

“A nosotros nos cuesta un poco más de esfuerzo llevar adelante nuestra cotidianidad, pero esas lecciones las llevamos a nuestro puesto de trabajo”, asegura Cedeño, coordinador de Medios Interactivos en el canal Televen.

“Por ejemplo, desarrollamos competencias sobre cómo hacer rendir el tiempo o detectar detalles que una persona en plenitud de condiciones no siempre ve. Se trata de un proceso de ganar-ganar para la empresa, ya que hay contagio de valores, como el respeto y la solidaridad mutua”, dice el comunicador.

Para hacer real la integración, el también bloguero, en http://www.discapacidad0.com y @discapacidad0, considera fundamental que “desde la persona que limpia hasta el presidente de la empresa participen en los talleres de sensibilización, así sea de forma mínima. ¿Cómo pueden ayudarme si por accidente me caigo de mi silla? Mi compañero de trabajo, con quien comparto ocho horas al día, es clave”.

En el centro comercial Mutiplazas El Paraíso, ubicado en el oeste caraqueño, Ronel Martínez aprovecha las facilidades de accesibilidad como las rampas y ascensores. “Aquí vengo por mi cuenta para hacer trámites, ir al banco, hacer compras sin restricciones, pero en la calle, no siempre las personas ponen de su parte para cumplir las normas que nos ayudan a todos. Dejar libre un puesto de estacionamiento para las personas con discapacidad me beneficia, pero también a ti mismo como ciudadano”.

Texto: Estefanía Salazar V.
Foto: Maximiliano Taylor

Artículo publicado en la edición Nº 18 de la Revista RSE Venezuela



@revista_rsevzla
http://twitter.com/revista_rsevzla
© RSE Venezuela - www.rsevenezuela.com

 
Una inversión viable para las empresas
Experiencia RSE

Laminas_biofotonicas_grandeEn 2012, el proyecto Láminas Biofotónicas, diseñado para mejorar la conservación de alimentos y la calidad del agua, entre otras utilidades, fue presentado por sus creadores, Federico Fernández, Víctor de Franco y Julio Lavergne, al Concurso Ideas. La propuesta no solo recibió el primer galardón, sino que obtuvo el Premio de Innovación, otorgado por la Corporación Andina de Fomento (CAF) - Banco de Desarrollo de América Latina.

Con el apoyo y reconocimiento que ha recibido Láminas Biofotónicas, gracias al concurso, sus creadores se plantean el reto de llevar el producto a los adaptadores tempranos o innovadores, como empresas dispuestas a asumir nuevas tecnologías para mejorar sus procesos y brindar mayor valor a sus clientes.

Ante esto, María Luisa Parra, directora ejecutiva de la Fundación Ideas, ente que desarrolla el concurso, explica que para las empresas venezolanas es viable invertir y utilizar las láminas. “No es una tecnología  costosa. Solo tiene que adecuarse a los requisitos de cada segmento, porque no es lo mismo utilizarlas en la industria alimenticia que en el área de salud”, añade.

Sin embargo, Parra explica que las compañías deben enfrentar ciertos retos, especialmente al comienzo. “Hay un proceso inicial de experimentación y las empresas deben dedicar un período de tiempo para probar la tecnología y obtener los resultados que desean”.

Federico Fernández aclara que el tiempo de adaptación dependerá del problema que se quiera resolver, el tiempo que se tarde el diseño de pruebas a la medida y luego la ejecución de la tecnología en la empresa. En promedio, estima que se dedican 60 días para pruebas y 30 días para la puesta en marcha.

A pesar de estos retos, la directora de Fundación Ideas enumera los beneficios que tiene el uso de las láminas para el sector de la salud y la industria alimenticia. Por ejemplo, los alimentos se conservan mucho más tiempo sin dañarse, lo que hace que las empresas de este sector reduzcan pérdidas, y las láminas pueden utilizarse para disminuir la propagación del dengue, al ser configuradas de manera específica, sin necesidad de desalojar para  fumigar.

Por Amanda Pérez
Foto: Cortesía Fundación Ideas

Artículo publicado en la edición #17 de la Revista RSE Venezuela



@revista_rsevzla
http://twitter.com/revista_rsevzla
© RSE Venezuela - www.rsevenezuela.com

 
El balance social como instrumento de defensa de la ética empresarial
Opinión

Opinin_Oscar_BastidasLa función básica de toda empresa es crear valor en sus procesos al generar beneficios a sus interlocutores y al resto de la sociedad. Los problemas sociales afectan las sociedades en sus diversos niveles y las empresas no están exentas de esos impactos; siendo así, ellas no pueden ni deben mantenerse al margen de esa situación, por lo que sus respuestas o agregados no deben ser solo económicos sino también sociales.  

En tanto mayor sea la magnitud de la respuesta empresarial ante lo social, mejor será el feedback que recibirá, lo que a su vez impactará en imagen, penetración, crecimiento y hasta en el aumento de la competitividad. Estas son razones adicionales para que sus propietarios,  directivos y trabajadores, no contentos con atender sus preocupaciones éticas, pongan en marcha acciones sociales desde la perspectiva de la ética e inicien procesos de Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

En ese panorama, la RSE no es un simple “condimento organizacional”, es una concepción en marcha indisolublemente ligada a las estrategias de las empresas que, como respuesta voluntaria de empresarios conscientes de poder enfrentar problemas sociales, integra a manera de cascada sus preocupaciones con las operaciones empresariales.

Pero ello no queda allí. No es suficiente que una empresa sea socialmente responsable y supere sus obligaciones operativas y legales mediante acciones sociales voluntarias. Además de asumirlas de manera transparente y permanente, debe demostrarlas, y esa demostración debe ser creíble y constatable mediante pruebas objetivas y métodos de auditoría. Si adicionalmente desea ser exitosa en lo social, debe dotarse de apropiados instrumentos de gestión, y el balance social (BS) es el idóneo para orientar sus programas y acciones y demostrar su RS.

El BS es entonces un documento de gestión que refleja el grado de responsabilidad social de una empresa frente a sus propios actores y la sociedad, que le permite planear, organizar, dirigir, registrar, controlar y evaluar cuantitativa y cualitativamente la efectividad de sus acciones e inversión social en los ámbitos que todo BS debe considerar.

Como instrumento de gestión permite a la empresa definir, reorientar, monitorear y actualizar políticas, programas y acciones sociales; mejorar su imagen y reputación; además hace más fácil la labor de informar adecuada y transparentemente acerca de su desempeño social a otras empresas, al Estado, a la opinión pública, a clientes y proveedores, y otros interesados en ella. En algunos países sirve como instrumento de apoyo a solicitudes crediticias, exoneraciones impositivas y facilidades de trámites al mostrar que trasciende sus expectativas económicas.

Es de subrayar que en Venezuela son mayoritarias las empresas que marginan hasta las más elementales “cortesías sociales” hacia sus empleados, usuarios y sociedad, pero debe reconocerse la existencia de otras que a lo largo de años han aportado cuotas importantes de RS, superando simples esquemas filantrópicos “de caridad” y buscando trascender. Una de ellas, constatable mediante varios balances sociales (el último quedó en imprenta), fue Econoinvest Casa de Bolsa. C.A.

No en vano su presidente, Herman Sifontes Tovar, mi discípulo en la UCV, ante las injustas e ilegales acusaciones de las que fue objeto esa empresa y el encarcelamiento de cuatro de sus directivos durante 33 meses, incluyéndolo, reprodujo y repartió en el juicio un centenar de ejemplares del último balance editado como herramienta de defensa demostrativo de las bondades de la empresa y de la Fundación para la Cultura Urbana.

Esa acción de defensa, junto a la irrefutable demostración de que el mercadeo de valores no tenía incidencia en el mercado monetario, ya que mal podían las divisas percibidas por los vendedores de títulos incidir en la masa monetaria de bolívares que empujaban la inflación, derrumbó las acusaciones y hoy están libres aunque con injustas restricciones. ¡Excelente defensa de la ética empresarial sin duda alguna!

Texto: Oscar Bastidas Delgado

Artículo publicado en la edición Nº 17 dela Revista RSE Venezuela

 
Leyes y RSE: una relación sin punto final
Legal

Legal_GuevaraLas leyes y el ejercicio de la Responsabilidad Social Empresarial no siempre entonan el mismo son. En el mundo hispanohablante, incluyendo a América Latina y Venezuela, presentan matices que parten de reconocer a la empresa y su lugar en la sociedad.

“Según nuestras constituciones, la empresa tiene una función social cuando sus decisiones, positivas o negativas, inciden en su entorno. Establece un contrato con la sociedad con el cual el empresario busca el lucro, pero a cambio no debe hacer daño, buscar el bien común”, plantea el abogado colombiano Carlos Javier Delgado León, integrante del Centro ProÉtica de la Universidad Católica de Córdoba (Argentina) y autor del blog ResponsabilidadyDerecho.blogspot.com.

RSE: ¿voluntad u obligación?

La pregunta sobre la naturaleza de la RSE es punto de partida para el debate sobre su juridicidad en América Latina. Según Delgado León, “tradicionalmente, el carácter de la obra en responsabilidad social de la empresa se le ha entendido como voluntario y discrecional, ajeno a cualquier obligación de cumplimiento. Desde esta óptica, si la empresa no cumpliese con aquello que promete, solo la RSE sería desvirtuada en su concepto”.

Paralelamente, otros actores proponen la necesidad de la obligatoriedad legal del proceder de RSE para la empresa.  En la región hay algunas leyes promulgadas  y  proyectos que regulan el ejercicio de la RSE en toda su extensión, como la Ley de Responsabilidad Social Empresaria de la provincia de Mendoza (Argentina), promulgada en octubre de 2012, que exige a las empresas regionales,  con más 300 empleados, rendir balances anuales de sostenibilidad.

Como punto central entre las posiciones, Delgado León propone la voluntad vinculante (es decir, con carácter jurídico) de los logros de RSE. “Es parte de la vida normal de la empresa rendir cuentas sobre su actividad comercial, tributaria, entre otras. ¿Por qué no ha de hacerlo sobre las consecuencias del compromiso responsable que libremente adquirió? ”.

Otras legislaciones, sin regular a la RSE en sí, pueden tocar aspectos relacionados con la Responsabilidad Social Empresarial, tales como derechos humanos, gestión ambiental, competencia y otros. A esta categoría pertenece Venezuela.

El panorama nacional

"En ausencia de una ley nacional, tenemos en el país un abanico de diversas normas que tienen incidencia en materia de RSE", señala el abogado José Bernardo Guevara, docente en las universidades Católica Andrés Bello y Nacional Abierta, y director de la Asociación Civil Propaz.

El jurista identifica varios instrumentos legales en el país y los señala en el libro Derechos Humanos y Empresas en Venezuela, co-escrito entre Amnistía Internacional Venezuela y ProPaz: Ley para Personas con Discapacidad; Ley Orgánica de Ciencia y Tecnología (LOCTI); Ley Orgánica del Ambiente; Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia; Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (LOPCYMAT); Ley Orgánica de Pueblos Indígenas; Ley Orgánica contra el Tráfico Ilícito y Consumo de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas  y la Ley de Servicio Comunitario del Estudiante de Educación Superior. A ellas se suma la Ley de Contrataciones Públicas.

- ¿Si una empresa, por ejemplo, cumple con el 5% de trabajadores con capacidad diferente estipulado por la Ley sobre Discapacidad, está haciendo RSE?

- La respuesta está condicionada por el concepto de RSE que se tenga. Nos inclinamos por sostener que si en principio la RSE debe tener su origen en la libre manifestación de voluntad, hay casos donde las exigencias legales son tan elevadas, como en el área ambiental, que su cumplimiento implica igualmente RSE.

Guevara advierte del riesgo que implica el imponer la RSE mediante regulaciones que incluyan penalidades de todo orden.  “Responsabilidad social tiene que ver con la dignidad del ser humano. Su promoción es la manifestación de la libertad responsable, aquella que está y reconoce la presencia de los otros”.

Texto: Estefanía Salazar

Artículo publicado en la edición Nº17 de la Revista RSE Venezuela

 
Los números de la RSE
Finanzas

Las compañías cada vez son más conscientes de la importancia que tiene asumir la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) como una filosofía de trabajo y estrategia transversal de la empresa; y de las repercusiones positivas sobre la sociedad, sus colaboradores, clientes y proveedores.

De allí, dice Mario Gil, contador y consultor estratégico de empresas, que cada vez sea una práctica más común que las empresas reserven presupuestos formales para esta área. Hay estudios que lo confirman. Por ejemplo, El estado de la RSE en América Latina 2011-Percepciones de consumidores y ejecutivos de empresas, elaborado por la Red Forum, dice que el 72% de ejecutivos y consumidores latinoamericanos considera que ha mejorado el desempeño de las empresas de sus países en este campo respecto a los últimos dos años.

Pero, ¿cuánto hay que destinar a la RSE? No existe una única respuesta ni un baremo concreto. Obviamente, dice Gil, el presupuesto deberá adaptarse a las posibilidades de la empresa, y generalmente ese monto se determina por las ventas o la renta neta. Especialistas en el tema indican que esas partidas pueden rondar entre el 1 y 5% de los beneficios.

Advierte el asesor que esos recursos no deben ser otorgados como un cheque en blanco, sino que deben estar ligados a proyectos específicos, previamente analizados y aprobados por un gobierno corporativo, y monitoreados a través de un reporte gerencial y financiero, como cualquier otro presupuesto otorgado a otra área de la organización.

Otra consideración a la hora de invertir en RSE es que necesario diferenciar entre el capital de la empresa y el de sus dueños. Los recursos para esta área deben salir de la primera fuente.

A las empresas más pequeñas, cuyos recursos están más limitados, los especialistas les recuerdan que contratar personas cercanas a la exclusión social o de colectivos con dificultades para encontrar trabajo, cofinanciar o apoyar proyectos de emprendedores sociales, también son acciones responsables por las que se puede comenzar. En todo caso, estas deben ser proporcionales con los recursos de la empresa, de lo contrario no serán sostenibles en el tiempo, y se puede correr el riesgo determinar siendo una práctica pasajera a corto plazo.

Lamentablemente, en tiempos de crisis, como suele suceder también con el presupuesto de publicidad y mercadeo, los recursos de la RSE suelen reducirse, justamente cuando es más necesaria la ayuda social de las empresas.

Gran retorno

A juicio de Gil, en la visión estrictamente administrativa y contable, los recursos financieros destinados a los proyectos de RSE son considerados gastos. Pero los beneficios reportados en imagen, reputación y bienestar para todos los grupos favorecidos hacen pueda mirarse como una inversión.

Los beneficios que reporta la RSE bien valen destinar un presupuesto suficiente. El Monitor Empresarial de Reputación Corporativa (Merco), instrumento de evaluación que desde 2000 se ocupa de medir la reputación de las empresas que operan en España, reportó en su edición de 2012 que la responsabilidad social corporativa es una de las seis variables que conforman la reputación.

Su peso es de casi 11% frente a otros factores, como la calidad de la oferta comercial con 28%, los resultados financieros con 21%, la internacionalización con 16%, la reputación interna con 13% y la innovación, que coincide con un peso de 11%.

Texto: Scarlet Ascanio

Artículo publicado en el edicion Nº 17 de la Revista RSE Venezuela



@revista_rsevzla
http://twitter.com/revista_rsevzla
RSE Venezuela - www.rsevenezuela.com

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 1 de 21
Banner