Banner
blackberry curve 8520 themes pink free phone web apps widgets iphone photo library blackberry apps world free best ipod touch plans au buy iphone music hong kong new blackberry apps free download ios 4.2 iphone 3g album blackberry torch deals with free gift blackberry software 513 freeware best iphone deals 2005 pay monthly iphone for samsung release blackberry thunder uk 9500 deals apple cuts iphone 4 program free uk blackberry storm apps free download blackberry curve q9300 review engadget verizon wireless release date wsj blackberry curve 8520 white pay as you go blackberry apps free best making iphone app store iphone software rumors blackberry desktop manager download for mac phone tmobile voicemail at&t blackberry internet service website how to serial iphone apps on pc tomtom ipod touch review australia blackberry pearl 8110 review india i phone apps waiting verizon wireless iphone insurance unable to download blackberry apps iphone 3gs lyrics cnet uk install apps to new iphone 4 blackberry curve 8900 review youtube iphysics ilounge blackberry messenger not working on curve 8900 good iphone apps for boys how to lock iphone 3g o2 blackberry software for mac 10.3 blackberry storm 2 pay as you go carphone warehouse iphone 4 cases canada cheap
<<  Julio 2014  >>
 Lun  Mar  Mie  Jue  Vie  Sab  Dom 
   1  2  3  4  5  6
  7  8  910111213
14151617181920
2122
   

Síguenos en

twitter_log Recibe instantáneamente nuestras informaciones e interactúa con nosotros a través de esta red social

Búscanos en

facebook-log Hazte fan de RSE Venezuela y mantente al tanto diariamente de nuestras actualizaciones

Banner
Revista RSE
RSE en el siglo XXI: Liderazgo junto a personas con discapacidad
Opinión

Desde inicios del siglo XXI, hemos reconocido y apreciado la consagración  del modelo social y de derechos humanos de las personas con discapacidad (pcd), cuya génesis data desde la segunda mitad del siglo pasado y que hoy se proyecta a un universo de más de mil millones de personas en el mundo .  Esto significa que la pcd, en la actualidad no sólo se conceptualiza en base a las “deficiencias o limitaciones” que puede experimentar un ser humano;  la definición es multifocal, adicionando un segundo elemento consistente en la interacción con diversas barreras y un tercer elemento que son las restricciones a la participación.

Cuando nos referimos a barreras, estamos hablando de los distintos obstáculos que la pcd experimenta en su vida, en diversos ámbitos. En tanto, cuando nos referimos a las restricciones a la participación, nos enfocamos, a contrario sensu, a promover la eficaz inclusión y el disfrute de derechos humanos y libertades  fundamentales, entre ellos, el ejercicio del derecho al trabajo.

Desde este ángulo, el entorno que rodea a una pcd puede ser favorable a un ambiente libre de obstáculos. Es así como la legislación y la política pública pueden catalizar la efectiva participación de las pcd en el disfrute de sus derechos y ello condicionará un menor grado de discapacidad de la persona que presenta alguna “deficiencia” en los planos físico, sensorial, intelectual y/o psicosocial. En tal sentido, el Estado tendrá un rol fundamental en el diseño, aplicación y evaluación de aquellas, considerando la opinión de las mismas pcd y sus organizaciones representativas, teniendo en cuenta la perspectiva de género y discapacidad.

También la sociedad en su conjunto tendrá una misión efectiva en términos de contribuir al cambio socio cultural, especialmente actitudinal. En esta misma línea, las empresas tendrán un rol clave, sean privadas o públicas, nacionales, extranjeras o transnacionales, actuando en concordancia con los instrumentos jurídicos vigentes, pero a la vez dictando sus propias normativas y políticas para la inclusión efectiva y permanencia de trabajadores con discapacidad en sus plantas, generando el aprendizaje de la inclusión en todos los niveles de sus trabajadores, comprendiendo los cuadros directivos y gerenciales, con acento en la importancia de los ajustes razonables para quienes lo soliciten.

Estos últimos son las modificaciones y adaptaciones necesarias y adecuadas que no impongan una carga desproporcionada o indebida, cuando se requieran en un caso particular, para garantizar a las personas con discapacidad el goce o ejercicio, en igualdad de condiciones con las demás, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales .  La denegación de ellos podrá ser considerada discriminación de acuerdo al estándar de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas, que cuenta con 130 Estados Partes y por ende obligatoria en sus jurisdicciones.

Cabe señalar que estos ajustes muchas veces no implicarán, siquiera, un costo económico, sino la disposición para la eficiente inclusión productiva del trabajador. Además,  cuando se requiera invertir en un ajuste razonable, su costo será absolutamente marginal, frente al beneficio que producirá al trabajador con discapacidad, a la productividad de la misma empresa y en la contribución a una sociedad que se identifica con los valores de la “familia humana” en interacción con los instrumentos aplicados por los sistemas económicos.

Por otro lado, los tratados de libre comercio que suscriben los países muchas  veces tienen cláusulas de salvaguardia en la protección de los derechos humanos y precisamente la inclusión y la participación efectiva de las pcd, a través del ejercicio de un trabajo, es un tema de derechos humanos.

Esto implica la opción insoslayable que tienen las empresas en ser líderes en diversos campos, promoviendo que la pcd, con un trabajo y un salario justo, pueda ejercer otros derechos como su autonomía, vivir independientemente en la comunidad, formar una familia a la par de contribuir a la solidez de la misma empresa y de una sociedad más democrática en los valores de la justicia y equidad, junto con brindar un decidido impulso para el cumplimiento de los Objetivos del Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas / ODM, con fase de término en el año 2015, cuya primera finalidad es erradicar la pobreza extrema y el hambre, siendo una de sus metas la consecución del pleno empleo productivo y trabajo digno para todos .

Texto: María Soledad Cisternas Reyes

Publicado en la edición 18 de la revista RSE Venezuela.




@revista_rsevzla
http://twitter.com/revista_rsevzla
RSE Venezuela - www.rsevenezuela.com

 
Vanessa Peretti apuesta por el bilingüismo
Entrevista

Vanessa_PerettiSu belleza salta a la vista. Basta tenerla al frente para entender que las medidas perfectas de un rostro no se consiguen sólo en Suecia, o en Irlanda o quizá en Francia, ni tampoco en el quirófano de un connotado cirujano. Pueden salir del vientre de una cumanesa, para más señas del estado Sucre, quien por esas decisiones divinas, que no se explican, sufrió rubeola durante el embarazo de su primogénita, a quien seis meses más tarde llamó Vanessa.

Descrita en la literatura médica como una infección vírica contagiosa que produce síntomas leves, la rubeola de su madre generó en Vanessa una condición que la acompañaría de por vida: discapacidad auditiva.

Consciente de ello, Vanessa se propuso demostrar que las limitaciones no existen y lo logró. Participó en el concurso Miss Teen Venezuela y ganó. Representó al estado Sucre en el Miss Venezuela 2006 y obtuvo la banda de Miss International, que le llevó directo a Tokio, donde obtuvo la cuarta posición, pero además la admiración y respeto del mundo entero.

De vuelta a Caracas y al modelaje profesional, además de hacer breves incursiones como animadora, en Televen, y bailarina, en Venevisión, esta espigada morena que cautivó al orbe creó la Fundación Vanessa Peretti. Así, desde 2007, organiza y dicta talleres de lenguaje de señas a familias de niños con discapacidad auditiva en colegios del área metropolitana.

El objetivo de la fundación es promover el bilingüismo, de modo que las personas puedan hablar su lengua y además comunicarse con el lenguaje de señas.

“Ella no se para por ser sorda. Al no más llegar de concursar en Tokio, se reunió con varios amigos que tienen esta condición, y decidió comenzar a ayudar a los familiares de niños con esta limitación, a través del lenguaje de señas, porque es muy difícil comunicarse con ellos”, relata Alejandro Pasos, esposo de Vanessa.

Un taller por mes

Hasta la fecha, la fundación ha realizado un centenar de talleres, al menos uno por mes, además de actividades en fechas especiales, como Día del niño o Navidad. “Nosotros no le pedimos dinero a las empresas, sólo pedimos que la colaboración sea en especie, y por ello es que entregamos libros y útiles escolares, juguetes o ropa”, relata Pasos.

Entre las empresas que han colaborado están Vick, que provee útiles escolares; Melody, con variedad de productos para bebes; Inter, con diccionarios de lengua de señas para niños; distribuidora Confimarket 2007, con alimentos, y la agencia de modelaje Belankazar, con la organización y logística de los eventos.

El año pasado, la fundación realizó un convenio con la Alcaldía de Chacao, a través de la dirección de Justicia Municipal, a fin de dictar talleres de aprendizaje de señas, tanto a funcionarios de la Alcaldía como a vecinos y personas que hacen vida en el municipio.

“El objetivo es facilitar la comunicación entre personas con discapacidad auditiva y el mundo que les rodea, y lo estamos logrando”, indica Alejandro Pasos, mientras se comunica con Vanessa a través de señas.   

Pero el trabajo de la Fundación Vanessa Peretti no quedará allí. Según su propia creadora, el reto ahora será ampliar la cobertura de los talleres a niños y jóvenes sin esta discapacidad, “para que los que tienen limitaciones auditivas se sientan plenamente incluidos en los juegos con sus compañeros y en todo tipo de actividades. No es fácil que todos los niños de un salón de clases aprendan lenguaje de señas, pero con esfuerzo lo lograremos”, apunta Vanessa.

Texto: Lorena Martínez M

Fotografía: Maximiliano Taylor

Artículo publicado en la edición Nº 18 de la Revista RSE Venezuela




@revista_rsevzla
http://twitter.com/revista_rsevzla
© RSE Venezuela - www.rsevenezuela.com

 
Ley abriga a casi 2 millones de personas con discapacidad
Legal

La Ley para las Personas con Discapacidad contempla, entre otros beneficios, la incorporación a la fuerza laboral y sanciones de hasta 5 mil UT a las empresas que la incumplan. A pesar de que fue promulgada en 2007, todavía se espera por la aprobación del reglamento.

El texto legal que atiende a las personas con dispacidad se encuentra en vigencia desde el 5 de enero de 2007, fecha de su publicación en Gaceta Oficial. Antes existían ordenanzas municipales, leyes regionales y la Ley para la Integración de Personas Incapacitadas (LIPI), cuyo organismo encargado de hacerla cumplir era el Consejo Nacional para la Integración de Personas Incapacitadas, Conapi, creado en 1994.

Esta norma jurídica establece una serie de directrices, tanto para organismos públicos y privados, que son de obligatorio cumplimiento, y cuyo fin es garantizar el desarrollo integral de las personas con discapacidad y su verdadera interrelación con la sociedad y la fuerza laboral. Según el último Censo de 2011, este grupo poblacional es de 1.715.161 habitantes.

De acuerdo con la abogada y directora de Contenidos de Microjuris Venezuela, Marizabel Fernández, esta ley prevé el trabajo conjunto del Estado, las personas naturales y jurídicas del sector privado, articulados por el Consejo Nacional para Personas con Discapacidad (Conapdis).

En este organismo es que las personas discapacitadas, venezolanas o extranjeras residentes legalmente en el país, deben inscribirse y obtener un certificado de su condición, a fin de gozar de los beneficios económicos y la protección social del Estado que debería incluir atención médica, transporte, inclusión en el ámbito laboral y en los distintos niveles educativos.

Privados deben cumplirla

Pero no solo el Estado tiene obligaciones. Las empresas privadas, según el artículo 28 del instrumento legal, tienen implicaciones y requisitos que Fernández puntualiza: deben contar en su plantilla de trabajadores, con no menos de 5% de trabajadores con discapacidad permanente de su nómina total. La ley no especifica el tamaño de la empresa.

A estos trabajadores se les debe garantizar las instalaciones adecuadas, de conformidad con las normas de la Comisión Venezolana de Normas Industriales (Covenin) y la reglamentación técnica que los órganos competentes dicten, además de brindarles un cargo acorde con su discapacidad, para evitar un riesgo a su integridad física.

“Igualmente, los empleadores deben inscribirse ante el Conapdis e informarle semestralmente vía Internet el número de trabajadores con discapacidad empleados, su identidad, así como el tipo de discapacidad y actividad que desempeñan. Esta declaración debe presentarse en caso de fiscalización por el mencionado organismo, a fin de verificar el cumplimiento de la obligación respectiva”, explicó Fernández.

El incumplimiento de estos mandatos acarrea sanciones, que van desde de 30 a 60 unidades tributarias (U.T.), si no dan la información requerida para el registro de los empleados con discapacidad. Asimismo, si el patrono no cumple con la cuota de empleados con discapacidad dentro de su nómina será sancionado con multa de 100 a 1.000 U.T.

La especialista del Derecho menciona que la mayor sanción está prevista para el incumplimiento de las adecuaciones de las instalaciones de trabajo, según normas Covenin y especificaciones técnicas respectivas, así como las correcciones debidas, pues se prevé una multa de 1.000 a 5.000 U.T. y otras acciones administrativas, civiles e incluso penales.

Es importante destacar que en caso de cierre, quiebra, desaparición o imposibilidad de ubicación del responsable de la infracción, la multa se le aplicará al Presidente de la Junta Directiva o a la máxima autoridad, conforme a los estatutos sociales, para la fecha de contratación de la obra.

Cambio de nombre

Apenas en 2011 se realizó la discusión para la construcción del Proyecto de Reglamento, que espera por su aprobación por parte del Presidente de la República en Consejo de Ministros y posterior publicación en Gaceta Oficial para su entrada en vigencia.

En diciembre de 2012, un grupo de beneficiarios encabezado por la Escuela de Vecinos de Venezuela entregó un documento de trabajo a la Asamblea Nacional, en el que promueven la reforma y ampliación de la norma.

José Gregorio Delgado, coordinador general de la Escuela de Vecinos y quien también tiene discapacidad, sugiere que el número de artículos podría aumentar. “Queremos incorporar el derecho al desarrollo, a la ciudad y a la participación integral. También proponemos que cambie el nombre de la ley para añadir a las personas con necesidades especiales y a las familias, que asuma un carácter orgánico y que así como hay sanciones para quienes incumplan la ley, se generen incentivos para los que cumplen las disposiciones”, dijo.

Texto: Scarlett Ascanio

Artículo publicado en la edición Nº 18 de la Revista RSE Venezuela



@revista_rsevzla
http://twitter.com/revista_rsevzla
© RSE Venezuela - www.rsevenezuela.com

 
Tendencias y desafíos de la Responsabilidad Social Empresarial
Opinión
Especial_Victor_Guedez_foto2Más allá de la realidad venezolana, cuyas situaciones son atípicas por el desprecio hacia la empresa privada, se puede apreciar en el mundo importantes tendencias favorables a la consolidación y desarrollo de la RSE. Podríamos intentar una puntualización de aspectos que nos inducen a lo siguiente:

a)    Creación de niveles institucionales en apoyo, favorecimiento y orientación de la RSE. Tal es el caso del establecimiento de Ministerios, Consejos Estatales, comité de expertos, comisiones parlamentarias y comisiones tripartitas, entre otros.

b)    Atención creciente hacia marcos de orientación globales. En este sentido, se observan esfuerzos empresariales para apoyar a los gobiernos en los compromisos asociados con las Metas del Milenio y el establecimiento de comisiones y redes nacionales de coordinación de esfuerzos enmarcados en el Pacto Global.

c)    Sistematización de observatorios que registren el comportamiento y los avances nacionales alcanzados en RSE. En esta misma dirección, se puede hacer mención a la conformación de “Cartografías” que ubiquen experiencias significativas, así como a la realización de “Plazas de Proyectos” que permitan divulgar y comparar experiencias replicables. Igualmente, es destacable la consolidación  de algunos “Ranking” y de la formalización de reconocimientos y estímulos a los logros y avances alcanzados en materia de acción social.

d)    Institucionalización de la RSE mediante su incorporación a la misión, visión y valores de las empresas, así como a los distintos eslabones de la cadena de valor. Podríamos decir que este esfuerzo de institucionalización se proyecta en otras tres “i” que pertenecen a la interiorización, integración e innovación de la RSE.

e)    Consolidación de alianzas en una expansión cada vez más abarcadora. De la alianza trisectorial (Empresa-Estado-ONG) se ha migrado a la cuatrisectorialidad que incorpora al sector académico, y ahora se proyecta el alcance de pentagonalidad que multiplica el número de actores de cooperación.

f)    Establecimiento de alianzas estratégicas para favorecer “territorios responsables” que fomenten la acción concertada de las empresas que funcionen en un mismo espacio geográfico.

g)    Acentuación de un esfuerzo ascendente en que se supere el concepto de filantropía para ser sustituido por inversión social, integración social, valor social compartido y negocios inclusivos.

Asociados con esas tendencias, convendría reseñar los siguientes retos de la RSE:

a)    El más amplio y general es que ya es hora de dejar de pensar que la RSE es un modelo de gestión para aceptar que ella es, prácticamente, un nuevo concepto de empresa. Las realidades globales y las crisis sociales nos llevan a admitir que al hablar de la RSE estamos pensando, implícitamente, en un nuevo concepto de empresa, así como en una sociedad distinta que favorezca el funcionamiento de esa empresa que se visualiza.

b)    También, en un tiempo más inmediato, se debería asumir el reto de evitar que la RSE se aleje, simultáneamente, de cuatro peligros, igualmente severos, como son: la banalización, la burocratización, la regulación y la certificación. La banalización conlleva al debilitamiento mismo del concepto, en tanto que se asocia con cualquier cosa que implique  un mínimo esfuerzo. La burocratización remite a que ella se asume como una fachada que simula algo que no está enraizado. La regulación se relaciona con la pretensión de establecer leyes que eliminen la voluntariedad y promuevan el cumpli-“miento”, en lugar de la convicción y el compromiso. La certificación nos advierte que cualquier norma que pretenda su reconocimiento formal generaría una superficialidad de los empeños y provocaría algo semejante a lo ocurre cuando los jugadores de tenis ven más a la pizarra que a la pelota.

c)    Para concluir, se hace necesario subrayar que, quizás, el reto más inmediato que se tiene en esta materia es suprimirle la “E” a la sigla RSE. La responsabilidad no es sólo de las empresas, es también de las entidades públicas y de todas las organizaciones de la sociedad civil. Pero, además, ella por esencia procede de la individualidad de cada quien. Si entendemos que la ética es individual y que consiste en favorecer la convivencia y la tolerancia que fomente un ser humano más humano, debemos desprender de ahí el fundamento mismo de la RSE.

Texto: Víctor Guedez
Artículo publicado en la Revista RSE Venezuela, edición Nº 18.

 
Apuestan por la inclusión en el mundo laboral
Iniciativas

Buena_voluntad1Andrés Alvarado es un joven de 22 años que se está formando para poder ingresar al mercado laboral del país. De lunes a viernes tiene clases en la Asociación Civil Buena Voluntad, donde aprende sobre desempeño laboral, terapia de lenguaje, deportes e informática.

Sus profesores le enseñan cómo comunicarse y comportarse en un sitio de trabajo, cómo hacer un currículum y las nociones básicas sobre redes sociales, internet y computadoras en general.
La formación de Andrés es diferente a la de la mayoría, ya que padece discapacidad psicosocial e intelectual, debido al síndrome de Asperger, trastorno que causa dificultades en la interacción social y en la comunicación de gravedad variable.

Como Andrés, más de 150 jóvenes han recibido en los últimos cinco añosla formación especial que brinda estaasociación civila venezolanos con capacidades físicas e intelectuales diferentes.

En esta formación para la inclusión socio-laboral destaca la tecnología como un elemento esencial que marca una diferencia en los jóvenes con discapacidades que se van a incorporar al mercado laboral.
Esa tecnología es, en su mayoría, aportada por empresas como Microsoft, trasnacional consciente no solo de la importancia de esta era tecnológica, sino también de que es necesario ir más allá de la ley y promover la capacitación laboral de las personas que ingresarán a las empresas.

“El tema de la ley era una situación medio dulce-amarga, porque de cierta manera muchas empresas buscaban este perfil sin tener en cuenta el potencial de la persona y al final tenías un efecto adverso sobre el beneficiario, quien se sentía frustrado”, cuenta Leticia Torres, gerente de asuntos comunitarios y ciudadanía de Microsoft.

Conscientes de esta realidad y de la importancia de promover la formación laboral, en 2006 llega al país el Programa de Oportunidades para el Empleo a través de la Tecnología en las Américas (Poeta) de Microsoft, el cual, a la fecha, ha beneficiado a más de 10.772 jóvenes venezolanos con discapacidades y cuenta con nueve centros: seis en Caracas, dos en Zulia y uno en Bolívar.

Un mundo de oportunidades

Bajo la premisa de que la tecnología se convirtió en el eje alrededor del cual la persona desarrolla sus capacidades técnicas y actitudinales hacia un empleo, Microsoft, junto al aliado del programa en la región, la Fundación Trust de las Americas, buscafortalecer a organizaciones que tienen la misión de promover la inclusión social para que se destaque el potencial diferente que tienen las personas con discapacidades para hacer las cosas y  no como individuos con limitaciones.

Para ello, la empresa entrega un capital semilla y dota a sus ONG aliadas, de la tecnología necesaria para que las personas con discapacidades aprendan herramientas básicas que les permitan desempeñarse laboralmente.

La idea es que la persona se inserte con sentido en el mercado laboral. Para ello, las ONG y los centros que llevan adelante la formación juegan el papel fundamental.

Según Caroline Ruiz, gerente general de A.C. Buena Voluntad, principal aliado de Poeta, la incorporación a la empresa es producto de un proceso minucioso: se hace una revisión de los perfiles de los participantes del programa para buscar aquel que concuerde con el solicitado por la compañía, se coordina una entrevista con el futuro jefe para explicarle la situación de la persona, se dicta una charla de sensibilización al departamento al que ingresará y se hace una evaluación de la situación del empleado durante sus tres primeros meses de contrato.

Para Antonieta Baquero, directora de Buena Voluntad,lo importante de este programa es comprender las individualidades de cada unoy entender que, a igual que todos, ellos tienen metas y sueños que cumplir, que van desde ingresar en la asociación para ayudar a futuros participantes del programa hasta trabajar en una revista (como es el sueño de Josías Peña, un joven de 21 años con síndrome de Down, que lleva un mes de formación en el centro de Buena Voluntad).

Sea cual sea esa meta, Poeta brinda las herramientas necesarias para lograrla. Según la directora de Buena Voluntad, 90% de los alumnos de los centros logra una inserción laboral exitosa.“Poeta les permite que el día de mañana puedan enfrentar muchos de los retos que les exigen las empresas y logran así la inserción social en sus sitios de trabajo, llegan a ascender en sus puestos y se convierten en esos  ‘ángeles‘que cambian el ambiente laboral donde estén. Definitivamente, ellos nos vinieron a enseñar a ser mejores seres humanos”, sentencia.

Texto: Kayled González

Fotografía: Maximiliano Taylor

Artículo publicado en la edición Nº 18 de la Revista RSE Venezuela.



@revista_rsevzla
http://twitter.com/revista_rsevzla
© RSE Venezuela - www.rsevenezuela.com

 

 
La inclusión: una oportunidad de mejora para las organizaciones
Iniciativas

Cargill_3Todas las personas son iguales ante Dios y la ley. Bajo este precepto muchas empresas venezolanas ejecutan programas de inserción laboral de personas con discapacidad. Cigarrera Bigott y Cargill de Venezuela son una muestra de este tipo de iniciativas, que buscan cumplir con el marco regulatorio y promover planes de carrera dentro de sus organizaciones.

“Cosechando oportunidades comenzó en el año 2007 con tres personas que tenían discapacidad intelectual. Inicialmente creamos posiciones de mensajería interna y fuimos evaluando las áreas donde ellos podían trabajar. Hoy tenemos una plantilla de 46 trabajadores con algún tipo de discapacidad”, comentó Ariadny Sotillo, ejecutiva de Comunicaciones de Cigarrera Bigott, al resaltar que es una iniciativa de formación e integración.

Aunque Cargill de Venezuela tiene menos tiempo con su programa, también promueve la inclusión y capacitación a través de Engranados, en el que los beneficiarios reciben una inducción en la que se les explica en qué consisten las labores de la empresa, valores y funciones de los empleados. Posteriormente, los estudiantes cursan módulos sobre archivo, fotocopiado, atención al público, mensajería, relaciones laborales y algunas herramientas como el lenguaje de señas. “La formación es teórica y práctica, dura un año. Hemos trabajado con discapacidad intelectual, auditiva, visual y motora”, señaló Jacqueline Orler, gerente de Capacitación y Desarrollo de la empresa.

Más allá de cumplir con la Ley del Trabajo, que establece que los empleadores deberán incorporar no menos de 5% de personas con discapacidad permanente dentro de su nómina, ambas organizaciones promueven la inclusión en sus áreas administrativa y operativa. Desde ocuparse de la mensajería interna, la recepción y las promociones, hasta atender a los clientes en el call center son algunas de las oportunidades ofrecidas a esta población.

“Lo que estaba tercerizado pasó a ser manejado por Cosechando Oportunidades. Por ejemplo, el call center de Bigott es atendido en su totalidad por personas con discapacidad motora”, indicó Sotillo al revelar que desde entonces se han mejorado significativamente los tiempos de respuesta a los clientes.

Compromiso, responsabilidad, sentido de pertenencia, productividad y entusiasmo son algunos de los adjetivos utilizados por Orler y Sotillo para definir a las personas que integran los dos programas de inserción laboral.

“Personas perseverantes que tienen un objetivo, sin importar las limitaciones, están dispuestos a trabajar y dar lo mejor de sí”, agregó la gerente de Cargill de Venezuela al referirse a los 44 empleados que tienen a la fecha.

Por su parte, Yurbirley Sánchez, ejecutiva de Responsabilidad Social Empresarial de Cigarrera Bigott, resaltó el potencial de los 46 jóvenes y adultos que laboran en la empresa. “Nos demuestran que basta con querer hacer las cosas y tener las ganas. Ellos aprenden a vivir con sus discapacidades, aprenden a defenderse y eso no les impide ir más allá porque logran lo que se proponen”.

Adaptaciones Físicas

Ambas empresas han realizado adecuaciones con rampas, manillas y hasta en los puestos de trabajos para facilitar el desplazamiento y la permanencia de estas personas. Enrique Franco, gerente de Asuntos Regulatorios de Bigott, detalló que la reforma de las áreas busca la comodidad y el confort de los trabajadores con discapacidad. “Los baños y las nuevas edificaciones de las sucursales cuentan con infraestructura necesaria para el mejor desplazamiento de nuestro personal”, enfatizó.

Entre los propósitos organizacionales está continuar mejorando las áreas físicas. Sin embargo, es un tema que requiere inversión en tiempo y dinero, porque las ampliaciones son costosas y requieren planificación.

Los voceros indicaron que el proceso de inclusión y aceptación no ha sido fácil. No obstante, las charlas de sensibilización y la capacitación con el lenguaje de señas han dado sus frutos.

Destacaron que al igual que el resto de los empleados se les motiva para que cumplan con sus metas y trabajen por objetivos. Cuentan con el respaldo de la Asociación para el Desarrollo de Educación Especial Complementaria (Asodeco) en la selección, seguimiento y acompañamiento del personal.

La meta de cada programa es ampliar el número de participantes, en el mediano y largo plazo, no solo para beneficiarlos con la formación sino también para ofrecerles la posibilidad de hacer una carrera. Sánchez, Sotillo y Orler coincidieron que en que son el mejor talento humano e instaron al resto de las empresas a que vayan más allá de la ley. “Hay que ponerse del otro lado y brindar oportunidades a estas personas que día a día nos enseñan con su determinación que todo es posible”, concluyeron.

Adrianita sonrisita

Adriana Jiménez (49 años) recibe todos los días a los trabajadores y visitantes de Cigarrera Bigott con una sonrisa.  Desde hace cinco años trabaja como recepcionista. En diciembre pasado recibió un botón como reconocimiento por sus cinco años dentro de la organización. Tiene discapacidad intelectual y es bilingüe, aprendió a hablar inglés por oído. “Trabajo de lunes a viernes, rotamos una semana porque somos tres compañeras en la recepción. Una semana me toca de 7 de la mañana a 4 de la tarde y otra de 7:30 am a 4:30 pm. Me siento en casa y el ambiente es increíble”.

Se inició en el mercado laboral como auxiliar de talleres. Asodeco la formó en el programa Empleo con soporte y allí ocupó su primer cargo. “A mediodía se necesitaba que alguien atendiera el teléfono cuando la secretaría iba a almorzar, yo la sustituía. Allí descubrimos mutuamente ese potencial. La que inauguró la recepción en Asodeco fui yo”.

Antes de su llegada a Cigarrera Bigott, trabajó por dos años en la Electricidad de Caracas. “Estuve allí hasta el 2007. Allí me tocaba entregar los números de atención al cliente, ese que les dan a las personas para hacer trámites y reclamar. Fue una gran escuela para mí”.

Tratar bien a los trabajadores y visitantes, conocer gente nueva y cumplir a cabalidad con sus funciones son los objetivos que cada día se plantea Jiménez en su jornada laboral. “Dicen que mi trabajo es excelente. Claro, uno es humano y comete errores, pero siempre procuro hacerlo todo bien”.

Agradecida con los directivos y trabajadores de la empresa, Jiménez está comprometida con dar lo mejor de sí cada día. “Yo siempre les digo que estoy dispuesta a colaborar y que me desempeñaré en el trabajo que ellos consideren de acuerdo con mi potencial”.

Para Adriana, las situaciones difíciles siempre son oportunidades. “Siempre hay un paraíso en medio de lo malo, hasta en la tormenta más fuerte. Lo que te propones lo puedes lograr en la vida, porque ¡sí se puede!”.

Texto: Martha Eloína Hernández
Foto: Cortesía Bigott y Cargill

Este artículo fue publicado en la Revista RSE Venezuela en la edición Nº 18.



@revista_rsevzla
http://twitter.com/revista_rsevzla
© RSE Venezuela - www.rsevenezuela.com

 
El trabajo que multiplica al país
Especial

David_cedeoSea desde la política, como el actual vicepresidente de Ecuador, Lenín Moreno; la empresa, con Bill Gates, fundador de Microsoft; o el deporte y la docencia universitaria,  como el venezolano Maickel Melamed, millones de personas en todo el planeta no permiten que el prefijo dis (sin) en discapacidad los defina y por eso apuestan, todos los días, al trabajo productivo.

La integración laboral de las personas con discapacidad, también llamada capacidad diferente o especial, no solo es un derecho humano consagrado por la Convención sobre los Derechos de Personas con Discapacidad de la Organización de las Naciones Unidas. Se trata de un gran potencial económico y social: alta productividad, lealtad laboral y flexibilidad entre sus trabajadores, de acuerdo con estudios publicados por la Organización Internacional del Trabajo.  

Solo en Estados Unidos, el mercado de productos y servicios dirigido a la accesibilidad universal equivale a US$ 1 trillón por año.

Proceso mancomunado

El Consejo Nacional de Personas con Discapacidad, con sede en Caracas, supervisa las políticas públicas para la población local con capacidad diferente, sea discapacidad visual, motriz, auditiva, cognitiva u otro tipo, y los procesos de integración laboral en empleos formales que reglamenta la Ley para Personas con Discapacidad, promulgada en 2007.

En el país, hay al menos 40 mil trabajadores activos con alguna discapacidad, según estimación de Mery Vielma, gerente de Atención Integral del Conapdis. Parte de ellos se inscribe en el 5% obligatorio de personas con capacidad diferente, que deben estar en la nómina de empresas públicas y privadas.

El proceso de integración laboral tiene a la persona y la empresa como actores interrelacionados. “No vale la pena incorporar a un trabajador si la persona, por ejemplo, carece de un mobiliario adecuado para su capacidad diferente”, indica Vielma. Conapdis dicta talleres gratuitos de sensibilización a toda empresa que los solicite, a través de la gerencia de Acción Integral.

La persona con capacidad diferente interesada en una vacante laboral en Venezuela, o la empresa interesada en abrirla, puede hoy dejar sus datos en el Conapdis; utilizar portales virtuales privados de empleo o acudir a programas para la inserción laboral a cargo de organizaciones no gubernamentales, como Asodeco (Asociación para el Desarrollo de la Educación Especial Complementaria) y FundaProcura (Fundación Venezolana ProCura para la Parálisis).

Con entes enlazados se han logrado ejemplos de éxito como Engranados, de Cargill de Venezuela, y las cadenas de comida Arturo’s y McDonald’s, que son pioneros como empleo supervisado para personas con discapacidad intelectual.

Potencial en espera


Pero la ley no es el punto final en materia del trabajo. Datos, accesibilidad física y más oportunidades de profesionalización, entre otros tópicos, se cuentan entre los retos pendientes para la integración laboral de personas con discapacidad en el país, según Luis Oswaldo Torres, abogado y coordinador del Observatorio Venezolano de la Discapacidad, y Morelia Flores de Blanco, consultora organizacional. “En el país, estamos en deuda con cifras claras sobre la realidad laboral de las personas con discapacidad”, afirma Torres.

Confederaciones privadas como Fedecámaras y Conindustria, consultadas para este trabajo, no poseen datos al respecto. El propio Conapdis anuncia un próximo portal virtual de empleo que permita mejorar su data, a partir del primer trimestre de 2013.

Entretanto, la infraestructura del país, incluidos edificios, vialidad, lugares públicos, entre otros, no debería presentar barreras para ninguna persona, asegura el jurista. “Tenemos normas Covenin sobre accesibilidad, pero no se cumplen en muchas partes del país”.

La consultora Morelia Flores de Blanco, también miembro fundadora de Asodeco, pone el acento en la educación superior venezolana. “Más de una vez, vacantes para perfiles muy específicos no han podido ser llenadas con personas con discapacidad, porque el recurso humano no existe. La accesibilidad debe llegar masivamente a nuestras universidades: no todas las carreras cuentan con sistemas de evaluación adaptados, por ejemplo”.  

La Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad, promulgada por la ONU en 2008, no ha sido ratificada por el Estado venezolano.  Luis Oswaldo Torres explica qué implicaría para el país tomar esta decisión. “Cada dos años, Venezuela tendría que entregar cuentas de sus políticas públicas”.

Para el abogado, "el Estado está en deuda con diferentes políticas públicas contempladas por la Convención, como movilidad urbana. Quizás la prioridad no está en los cambios y supervisión externa que traería la norma".

Desde la RSE

En el caso de Arturo´s, cuentan ya con 20 años con esquemas de inserción laboral, especialmente en el área de atención al público. "Han logrado más sensibilización y mejora del clima organizacional en toda la jerarquía", dice Morelia Blanco, asesora inicial de la cadena desde Asodeco. El potencial está presente para toda Venezuela.

“La integración de las personas con discapacidad forma parte de la agenda de la Responsabilidad Social Empresarial”, establece la Comunicación de la Unión Europea sobre RSE para 2011-2014. También hace presencia en estándares y sistemas de gestión en la materia:

  • Pacto Global de las Naciones Unidas: entiende a la inserción laboral dentro de los Principios sobre Derechos Humanos y las Normas Laborales, respectivamente.
  • ISO 26000: considera a la discapacidad dentro del indicador “Diversidad y grupos vulnerables” (6.3.7).
  • GRI: en su versión actual (G3.1) el estándar para reportes de sustentabilidad no detalla indicadores sobre integración laboral.

También existe la Red Europea de Responsabilidad Social Empresarial y Discapacidad como ejemplo de esfuerzo conjunto entre ONG y socios empresariales.  Por los momentos, no cuenta con equivalente latinoamericano.

Ganar-ganar: testimonios directos

El comunicador social David Cedeño y el profesor Ronel Martínez comparten el uso de la silla de ruedas para su vida diaria y son activistas del cambio hacia una Venezuela más incluyente.

“A nosotros nos cuesta un poco más de esfuerzo llevar adelante nuestra cotidianidad, pero esas lecciones las llevamos a nuestro puesto de trabajo”, asegura Cedeño, coordinador de Medios Interactivos en el canal Televen.

“Por ejemplo, desarrollamos competencias sobre cómo hacer rendir el tiempo o detectar detalles que una persona en plenitud de condiciones no siempre ve. Se trata de un proceso de ganar-ganar para la empresa, ya que hay contagio de valores, como el respeto y la solidaridad mutua”, dice el comunicador.

Para hacer real la integración, el también bloguero, en http://www.discapacidad0.com y @discapacidad0, considera fundamental que “desde la persona que limpia hasta el presidente de la empresa participen en los talleres de sensibilización, así sea de forma mínima. ¿Cómo pueden ayudarme si por accidente me caigo de mi silla? Mi compañero de trabajo, con quien comparto ocho horas al día, es clave”.

En el centro comercial Mutiplazas El Paraíso, ubicado en el oeste caraqueño, Ronel Martínez aprovecha las facilidades de accesibilidad como las rampas y ascensores. “Aquí vengo por mi cuenta para hacer trámites, ir al banco, hacer compras sin restricciones, pero en la calle, no siempre las personas ponen de su parte para cumplir las normas que nos ayudan a todos. Dejar libre un puesto de estacionamiento para las personas con discapacidad me beneficia, pero también a ti mismo como ciudadano”.

Texto: Estefanía Salazar V.
Foto: Maximiliano Taylor

Artículo publicado en la edición Nº 18 de la Revista RSE Venezuela



@revista_rsevzla
http://twitter.com/revista_rsevzla
© RSE Venezuela - www.rsevenezuela.com

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 1 de 21